Bloguear o no bloguear

mayo 9, 2012 § Deja un comentario

La idea de un blog es una con la que he flirteado desde hace mucho tiempo. Años, para ser precisa. Tantas pequeñas dudas han surgido en el camino, que se han amalgamado y convertido en grandes obstáculos que me convencen de abandonar la idea (no que una procrastinadora experta como yo necesite mucha persuasión de que una tarea será difícil). Así que perdí el round one y sospecho que el round two también.

Luego te das cuenta de que el enemigo fuerte y consistente como el Captain America eres tú mismo, y ¿por qué no tomar tu lugar que te pertenece en el ciberespacio, junto a los demás millones de personas? ¿por qué dejarte amedrentar por la agobiante cantidad de blogs buenos que existen?

Después de todo es un hecho científico: estamos a 6 grados sociales de cualquier otra persona en el planeta; esto podría aplicarse a los blogs, ¿no? ¿Por qué temer? No creo que gane el premio Nobel, pero tal vez mi legado comience por aquí. O tal vez me ayude si sufro amnesia o Alzheimer’s, a la “The Vow” o “The Notebook”. Tal vez no. Pero hay que intentarlo para saber.

Así que ¡cambio y dentro! La transmisión ha comenzado.